neuroentrenamiento para el desarrollo del deporte

El cerebro del deportista, o cómo las Neurociencias están revolucionando el deporte (Neuroentrenamiento)

30 mayo 2020

El siguiente texto se ha recogido y traducido del Libro THE ATHLETIC BRAIN, de Amit Katwala

https://www.simonandschuster.com.au/books/The-Athletic-Brain/Amit-Katwala/9781471155925

El fútbol es un juego de anticipación y de toma de decisiones a alta velocidad. Los mejores jugadores del mundo se destacan porque son capaces de leer el juego más rápido y tomar mejores decisiones bajo presión.
Nadie nace con este talento. Incluso jugadores como Lionel Messi y Cristiano Ronaldo han entrenado sus cerebros a través de miles de horas de práctica, agudizando sus habilidades mentales hasta el punto de que pueden literalmente marcar goles con los ojos cerrados, como Ronaldo demostró en un fascinante experimento.
Los entrenadores pioneros han abierto sus ojos al potencial sin explotar del cerebro. Están implementando nuevas herramientas de entrenamiento, tecnologías y técnicas basadas en la neurociencia y la psicología que tienen el potencial de cambiar el juego.
HA NACIDO EL NEUROENTRENADOR
La epifanía de Mick Clegg llegó en medio de la noche. Había estado trabajando como entrenador de desarrollo de potencia en el Manchester United, ayudando a gente como Roy Keane, Ruud van Nistelrooy y Ronaldo a mejorar su velocidad y fuerza con trabajo en el gimnasio y regímenes de entrenamiento adaptados. A lo largo de los años, su trabajo se transformó en algo bastante diferente.
Después de más de una década de observar a los primeros equipos, de reserva y juveniles del United, así como a sus propios hijos (uno de los cuales, Michael, jugó un puñado de partidos para el club), Clegg empezó a darse cuenta de la importancia del poder del cerebro. “Después de mucho pensar y probar e investigar, una noche me desperté y había una cosa que resonaba en mis oídos”, dice. “Conocimiento rápido. Cognición rápida”.
Ese pensamiento lo llevó lejos de las instalaciones de última generación en la base de entrenamiento de United en Carrington, a un polígono industrial en Ashton-under-Lyne, y a una larga y baja cabaña donde se puede escuchar la lluvia golpeando el techo de metal corrugado.
“La mayoría de los jugadores no buscan ser más fuertes, sino más rápidos”, explica Clegg, recostado en un sillón andrajoso y envuelto en una manta contra el frío de noviembre. “¿Cómo se desarrolla la potencia, siendo la velocidad el principal ingrediente? Por supuesto que todo viene del cerebro”.
Además de los habituales soportes de peso y los montones de colchonetas azules, el gimnasio de Clegg está lleno de herramientas diseñadas para entrenar el cerebro. Hay marcos metálicos con luces e interruptores para probar el tiempo de reacción y la visión periférica, y bajo una lona cerca de la puerta, dos enormes máquinas de 85.000 dólares etiquetadas como “Nike SPARQ Sensory Performance”.

En el centro del gimnasio, un espacio cuadrado como un cuadrilátero de boxeo se ha despejado del desorden. Hay un televisor de pantalla plana montado en uno de los lados, en el que Clegg carga un juego llamado Neurotracker, que está siendo utilizado por docenas de equipos deportivos de todo el mundo, incluyendo varios clubes de la Premier League. Está diseñado para entrenar el “seguimiento de objetos múltiples”, útil para los futbolistas, que necesitan seguir el movimiento de sus compañeros de equipo, los oponentes y el balón.
Un joven futbolista llamado Pierre se para frente a la pantalla y se pone un par de gafas 3D para jugar. Se trata de seguir la pista de varias pelotas amarillas que rebotan en tres dimensiones, superponiéndose y chocando. Hay cuatro pelotas objetivo, y después de 15 segundos, Pierre tiene que elegirlas entre el tumulto, es como una versión mucho más difícil de la ronda de bonos en un concurso de pubs. A medida que los usuarios obtienen las respuestas correctas y progresan, el juego se hace más difícil. Las bolas se aceleran y se pueden añadir tareas adicionales: hay una en la que tienen que agacharse y tejer para evitar las barras de luz que se acercan a ellas mientras juegan.
Las herramientas de entrenamiento cerebral como el Neurotracker, y las docenas de otras que exploro en mi libro El cerebro atlético, podrían ayudar a reducir el tiempo que tardan los aficionados en convertirse en expertos, o ayudar a los mejores del mundo a ser aún mejores. La idea detrás de ellos es usar la ciencia para afinar lo que hace diferentes a los atletas de élite, y luego encontrar una manera de entrenar esa habilidad más eficientemente de lo que sería posible durante la práctica normal.
En el TSG Hoffenheim, en el interior de un gran edificio moderno que choca espectacularmente con el resto de su base de entrenamiento en un castillo convertido, hay un artilugio de 2 millones de euros que ayuda a hacer precisamente eso. “Bienvenido a mi bebé”, sonríe el psicólogo deportivo del equipo, el Dr. Jan Mayer, mientras nos hace entrar en el “Footbonaut”.

Es un cuadrado de césped artificial rodeado por cuatro lados por un marco de metal, que está dividido en cuadrados por una rejilla de luces LED. Un jugador se para en el centro, y una de las ocho máquinas de pelotas reproduce un sonido como el de un coche siendo desbloqueado, y luego les dispara un pase. Al mismo tiempo, uno de los cuadrados de las paredes se ilumina, y el jugador tiene que controlar la pelota y pasarla a través del cuadrado objetivo lo más rápido posible. Se anotan en velocidad y precisión. Es increíblemente divertido.
Mario Gotze fue un gran fan del Footbonaut en su primera estancia en Dortmund y, como señala Rafael Honigstein en Das Reboot, su gol ganador en la final de la Copa del Mundo de 2014 utilizó exactamente el tipo de habilidad que la máquina ayuda a entrenar – un seguro En Hoffenheim, también están usando entrenamiento de rastreo de objetos múltiples – en una pantalla de 180 grados a medida, apodada airosamente “la HELIX” – así como otras pruebas que miden y entrenan una inteligencia más general. Los mejores futbolistas pueden no sobresalir en una prueba tradicional de coeficiente intelectual, pero tienden a hacerlo bien en las pruebas de “función ejecutiva”, un grupo de habilidades mentales que incluye cosas como la flexibilidad mental y la memoria a corto plazo. Mayer ha descubierto que a medida que entrenan y juegan con la filosofía de ritmo rápido de Hoffenheim, los puntajes de los jugadores en estas pruebas de función ejecutiva realmente mejoran. Se vuelven más inteligentes tanto en el campo como fuera de él.

El fútbol es cada vez más rápido. Mayer me cuenta que en 2006, cuando Alemania terminó tercera en la Copa Mundial, sus jugadores pasaron un promedio de 2,9 segundos con el balón cada vez que lo tenían. En 2014, cuando ganaron, eso había caído a sólo 0,9 segundos. La rápida toma de decisiones es más importante que nunca y, a pesar de cierto escepticismo, las primeras evidencias sugieren que el entrenamiento cerebral puede ayudar. Un estudio dividió a los futbolistas en dos grupos: la mitad hizo un entrenamiento normal, la otra mitad se entrenó con el Neurotracker. El grupo de entrenamiento cerebral mostró una mejora del 15% en la toma de decisiones en el campo.

En un deporte en el que los márgenes finos pueden marcar la diferencia, eso es potencialmente enorme. Al más alto nivel, los futbolistas están mejor preparados que nunca en términos de nutrición y recuperación, gracias a los esfuerzos de entrenadores pioneros como Arsene Wenger. Entrenadores como Clegg y equipos como el Hoffenheim buscan la siguiente ventaja, la próxima revolución del fútbol. Se están volviendo hacia el cerebro.

 

 

Texto obtenido como resumen de “El cerebro atlético – Cómo la neurociencia está revolucionando el deporte y puede ayudarte a rendir mejor por Amit Katwala (Simon & Schuster)”.

Traducido y Resumido por

Luis Rodríguez
Neuroentrenador y Coach Deportivo

www.desarrollatumente.com

 

Neuroentrenamiento y Neurociencia: Propiocepción aplicada a la mejora del rendimiento